Mi viaje a Georgia

GEORGIA: RUTA DE SIETE DÍAS

Cuando le cuentes a tus amigos y a tu familia que te vas de viaje a Georgia, prepárate para esquivar preguntas del tipo: «¿Te vas a Estados Unidos?», «¿A dónde?», «¿Pero ahí que hay?»; y mi favorita: «¿Por qué?». Y la verdad es que hay muchas razones para visitar Georgia: cuevas, cañones, cascadas, montañas, monasterios, fortalezas medievales, ciudades-cueva, pueblos aislados y castillos son algunas de ellas.


Aunque en los últimos cinco años el turismo ha crecido, Georgia es un país todavía bastante desconocido para la mayoría de la gente, recibió alrededor de tres millones de turistas en el 2017. Lo que hace de este destino el lugar ideal para los viajeros que disfrutan de sitios no explotados turísticamente.

Además de un país virgen, encontrarás una nación con historia milenaria, algunas de las montañas más impresionantes del mundo, rica gastronomía, fuerte tradición literaria y que, a pesar de las múltiples ocupaciones territoriales, mantiene una firme identidad social.

En cuanto al transporte, se puede alquilar un coche (proceso rápido y barato), alquilar taxis por un día estableciendo las paradas que quieras o reservar tours con cualquiera de las decenas de agencias que existen en el país. Normalmente me gusta alquilar un coche e ir visitando a mi ritmo, pero esta vez decidí darle una oportunidad a los tours, y creo que fue una buena elección por dos motivos: viajaba yo sola y esta forma de viaje me permitió conocer mucha gente nueva; y pude interactuar mucho con los guías (interactuar con los guías = acosarlos con cientos de preguntas sobre el país).

¿Pero cuánto me voy a gastar en una semana? Muy poco. Georgia es un país muy barato. Extremadamente barato. Así que para los viajeros con presupuesto ajustado o para mochileros es un destino ideal.

¡Prepárate para caer rendido ante la belleza del Gran Cáucaso!

Kutaisi

Kutaisi es la tercera ciudad más grande de Georgia. Si bien Tbilisi tiene un aire moderno, Kutaisi conserva el lado más tradicional georgiano. La ciudad en sí no es una belleza (es más bien fea). Sin embargo, es interesante ver cómo transcurre la vida de la gente local, visitar los mercados, la Catedral de Bagrati; y dar un paseo a lo largo del río Rioni, el cual divide a la ciudad en dos.

Lo atrayente de la ciudad es su situación geográfica: no muy alejada de la región de Svaneti, de las cuevas de Prometeo y de los cañones de Okatse y Martvili.

Cueva de Prometeo

Esta cueva se encuentra a unos 20 minutos de Kutaisi. Se descubrió en 1984 y durante sus casi dos kilómetros de recorrido se puede disfrutar de un espectáculo visual de formas que se han creado a lo largo de miles de años con estalactitas, estalagmitas y cascadas petrificadas. Es una de las cuevas más profundas de Europa y aún no se ha explorado por completo.

Según la guía turística, es común que algunas parejas georgianas contraigan matrimonio (abstenerse los claustrofóbicos) en la “galería del amor”, una de las cinco galerías que forman la cueva.

Georgia está llena de leyendas, mitos y tradiciones. Así es que el nombre dado a la cueva proviene de la leyenda del Mito de Prometeo.

Cañón de Martvili

Cerca de Kutaisi se encuentra el cañón natural de Martvili. Básicamente en el cañón se pueden realizar dos actividades:

 o Montar en una lancha con remos. El recorrido que se realiza con la lancha es corto, pero merece la pena solo por el paisaje que puedes ver dentro del cañón. El agua color turquesa contrasta con el verde de los árboles.

En las paredes del cañón se forman pequeños arroyos y cascadas; y se funden las lianas y musgos en las rocas.

o Ruta andando a lo largo del río. Hay una vereda a lo largo del río y a través del bosque. Durante el paseo los sentidos se activan: escuchando a los pájaros piar, viendo la fuerza con la que rompen las cascadas en las rocas y oliendo la madera los árboles. Es en sitios como estos en los que se aprende a oler, ver y sentir la naturaleza.

Svaneti

Planeando mi viaje a Georgia tenía dudas sobre cuáles eran los sitios que quería incluir y cuáles dejar fuera de la ruta durante esa semana. Sin embargo, tenía claro que quería visitar la región de Svaneti. ¿Por qué? Es aquí donde se encuentra el asentamiento humano más elevado en Europa: Ushguli.

Solo el viaje atravesando el gran Cáucaso hasta Mestia y Ushguli merece la pena, el paisaje es sobrecogedor. Disfrutar de la naturaleza, las montañas, la tranquilidad, la comida y visitar por dentro una de las numerosas torres medievales que encontrarás en las aldeas.

Batumi

Si llegados a este punto crees que has tenido suficiente montaña y estás echando de menos la playa, ¡buenas noticias! Georgia también cuenta con una zona costera en alza.

Batumi, bañada por el Mar Negro, es la segunda ciudad más grande del país. Era el destino vacacional preferido de la élite rusa y hasta hace una década no era más que una ciudad gris y triste de la antigua Unión Soviética. Hoy en día, se ha transformado hasta el punto de considerarla “Las Vegas” (o “El Benidorm”) del Mar Negro.

Para continuar la ruta por el sur del país lo más cómodo es alojarse en Tbilisi, la capital. Por lo general, las distancias dentro del país son bastante largas, así que si tienes tiempo o vas a visitar solo esta zona es más conveniente alojarse en los alrededores de los sitios que vayas a visitar.

Stepantsminda (Kazbegi)

El Parque Nacional de Kazbegi está situado en la ladera norte de la cordillera del Cáucaso y es la tercera montaña más alta de Georgia. Según la mitología griega, sería aquí donde Zeus habría encadenado a Prometeo después de que este hubiera robado el fuego para dárselo a los mortales. Zeus, enfurecido, envió un águila para que le comiera el hígado poco a poco, el cual le volvía a crecer todas las noches ya que era inmortal.

En toda la región se pueden realizar diferentes actividades al aire libre(senderismo, escalada, esquí, alpinismo, etc.) y es elegida por muchos viajeros como parada obligatoria por su famosa Iglesia de la Trinidad de Gergueti.
Es la localización de este complejo eclesiástico lo que la hace especial: está totalmente aislado en la cima de una montaña rodeado por la inmensidad del Gran Cáucaso. Las vistas son espectaculares.

Cuando fui todavía había niebla y nubes, pero en primavera o verano debe ser una gozada verlo todo verde.

Durante la era soviética, se prohibieron todos los servicios religiosos. Actualmente, la iglesia es un establecimiento activo de la iglesia ortodoxa georgiana.

Fortaleza de Ananuri

Ananuri ocupa la portada de muchas revistas y folletos turísticos sobre Georgia. La fortaleza de Ananuri se encuentra en la carretera militar georgiana, que une Georgia y Rusia, y se suele visitar de camino a Kazbegi.

 El complejo está formada por dos castillos unidos por una muralla, una torre cuadrada y dos iglesias. Como es algo típico en Georgia, este lugar también cuenta con unas vistas espectaculares: sobre el río Aragvi, justo al lado de un lago y rodeado de montañas.

Mis recomendaciones son: sube al campanario para admirar y disfrutar de las vistas y explora todos los rincones de la fortaleza (los interiores y los exteriores). Recuerdo a la guía diciendo que probablemente todas las iglesias del país habían sufrido mínimo un incendio y esta no es una excepción. Aún así, se pueden apreciar todavía algunos de los frescos.

La ciudad cueva de Vardzia

Sin duda uno de los sitios más espectaculares es la ciudad-cueva de Vardzia, la verdadera Capadocia de Georgia. Hay tres ciudades-cueva en el país: Uplistsikhe, Davit Gareja y Vardzia. El complejo de Vardzia es el más grande.

Vardzia es un gran complejo de cuevas y túneles, se considera de hecho una ciudad, y se extiende alrededor de medio kilómetro a lo largo de la ladera de la montaña. Antiguamente vivían miles de personas y la finalidad de este lugar era el de servir de resguardo ante los ataques de los mongoles.

Cuando quedó abandonado, los monjes cristianos construyeron un monasterio que todavía se conserva dentro de la roca.

A la vez que te vas moviendo por los pasadizos que unen los doce niveles, el guía te va mostrando las distintas estancias que se esconden en esta montaña y qué usos se les daba. Vardzia es sin duda única. Me fascina imaginar la vida de la gente en los momentos de mayor esplendor en un lugar tan mágico y espiritual como ese.

Castillo de Rabati

El castillo de Rabati es un castillo medieval situado en la ciudad de Akjaltskha (sí, la palabra tiene cinco consonantes seguidas). Este complejo es un perfecto ejemplo de la construcción de fortalezas medievales.

Fue construido en el siglo XVI y un siglo más tarde fue ocupado por los otomanos. Su restauración se llevó a cabo en el año 2012 y, actualmente, todo el área se divide en dos partes: en la zona superior se encuentra la fortaleza de Jakel, la mezquita del Sultán Ahmed, una iglesia ortodoxa, la acrópolis, el anfiteatro y el mausoleo de Pasha de Akjaltskha; y en la parte inferior las bodegas, un par de tiendas, un hotel, un restaurante y una cafetería.

Durante el viaje a Vardzia se puede hacer una parada en Rabati y dar un paseo por la fortaleza, subir a lo alto de la torre y contemplar las bellas cúpulas, tejados, balcones, arcos y jardines.

¡Hasta aquí la ruta durante siete días en Georgia!
Consejo: el turismo está aumentando de forma considerable, el momento de visitar Georgia como mochileros es AHORA MISMO.