MI VIAJE POR SAN DIEGO

VIAJE POR SAN DIEGO

San Diego: Welcome to the sunny California

De la mano de los grandes surferos y los bronceados eternos, ¡os presento a la soleada California! Aprovecho esta oportunidad para viajar a mis momentos más bonitos en San Diego y os cuento lo que puede ofreceros esta ciudad de los Estados Unidos. ¡Qué no es poco! Pasé en ella seis meses increíbles, viviendo cada día a tope, conociendo gente de everywhere y sin dejar el culo quieto un segundo. Así que me veo capaz de haceros esta pequeña guía de los imprescindibles que tenéis que visitar sí o sí (¡IMPERATIVO!), si os dejáis caer por esa zona mochileros.

SAN DIEGO CALIFORNIA

¿Dónde está San Diego?

San Diego es una ciudad del sur de California y hace frontera con Tijuana (México). Así que si no controláis el inglés, no vais a tener problema. Por la calle vais a escuchar muchísimo español, en vuestro hostel o hotel habrá alguien que hable español, en los restaurantes habrá algún camarero hispanohablante… México está presente y se siente en todos lados y a mí eso ¡me encantó!

El clima de esa zona es una maravilla.

¡Hace calor todo el año! Así que llenad vuestra maleta/mochila/bolsa de bikinis, bañadores, sandalias, blusitas y shorts y muchas ganas de veranear. Ese verano eterno llena de buena vibra la ciudad. Siempre vais a encontrar a alguien que os regale una sonrisilla por la calle u os dé los buenos días, las buenas tardes o las buenas noches. ¡Y eso se agradece cuando estás sumergido en el estrés de vida que es América!

Cuatro imprescindibles de San Diego

No quiero hacer el post más largo de la historia, así que voy directa al grano. ¡San Diego es un pasote todo él! Y conocerlo de arriba a abajo nos llevaría años. Yo me fui con la sensación de no haber acabado de ver la ciudad porque es enorme. Pero, aun así, pude ver bastante de ella. En las guías encontraréis sitios muy chulos y otros que te los pintan muy chulos y de chulos no tienen nada (como el Zoo de San Diego, ¿cuando va a llegar el día que demos un portazo ya a estos negocios

que se dedican a sacar beneficios de la explotación animal?). El tiempo es oro y el tiempo no vuelve. Así que aprovechad bien vuestros días. Y, para ello, aquí os dejo unas sugerencias o recomendaciones de sitios que vale la pena visitar.

¡Empezamos!

El lugar donde rompen las olas: Sunset Cliffs

Amantes de los atardeceres, ¡este es vuestro sitio! Los cielos de Sunset Cliffs te dan la oportunidad de perderte en un sinfín de colores cuando llega la hora de despedir al día. ¡Es mi lugar favorito de la ciudad y siempre que tenía un ratito me escapaba hasta allí!

Sunset Cliffs es un parque natural de acantilados en la costa de San Diego. No tiene precio sentarse a ver el sol caer, mientras escuchas las olas romper. Tiene unos cinco kilómetros de largo y empiezan en la playa de Ocean Beach.

Si queréis hacer esta excursión, os recomiendo que uséis zapatillas. Para ir avanzando en el parque, necesitaréis calzado deportivo. Hay que ir saltando por las rocas y hacer casi malabares, si no eres muy ágil (como yo, que más bien soy torpona). Fui en chancletas la primera vez, ¿en que cabeza cabe? ¡En la mía! Así haced el favor de poneros cómodos porque vale muchísimo la pena llegar hasta el final y parar en algunos de los puntos de surf a mirar el espectáculo que nos ofrecen los domadores de olas.

El mercado más hippie en Ocean Beach

Ocean Beach es una de las playas más famosas de la ciudad. No es de mis favoritas, pero lo que me encanta de ella es que todos los miércoles montan el farmers market. Este mercado de productos frescos locales va rotando y cada día lo podréis encontrar en un sitio distinto de la ciudad, pero cuando toca Ocean Beach se convierte en ¡una fiesta de lo más hippy en la calle! Así que si queréis ir a verlo, os recomiendo encarecidamente que lo hagáis los miércoles.

Pero, ¿por qué es una fiesta? Pues porque se reúnen grupos de música reggae, yoggies, deportistas, bailarines… Y ¡empieza el espectáculo al lado del mercado! Lo mejor es dejarse llevar por ese ambiente libre de prejuicios y dejar que sus good vibes circulen por tus venas. Es genial verlo, pero si te ves con ganas de unirte a ellos, aun te lo vas a pasar mejor. Pero, por favor, no intentéis caminar por encima de la cuerda y hacer equilibrios si aun no lo habéis hecho antes.

Downtown, ¡la vida americana!

Si lo que estáis buscando es un buen skyline y rodearos de rascacielos y un ambiente modernete, a lo megaciudad estadounidense, el Downtown de San Diego os va a encantar. No puedo describirlo, es algo que se tiene que ver.

Aunque hay mucho más que rascacielos. El Downtown es una zona llena de restaurants, bares, locales musicales… Encontraréis cartas baratas y otras no tanto, pero comer por allí mientras ves elmovimiento real de la ciudad, no tiene desperdicio. ¡Ahí se encuentra la esencia americana de San Diego! Ese bullicio de gente a todas horas, los músicos callejeros y uno de mis sitios favoritos de San Diego, el piano bar TheShout! House. Y es que tenéis que vivir este momento porque ese lugar te llena el cuerpo de buen rollo. Un bar con música en directo, en el que te dan un papel para que escribas la canción que te gusta y se la tires al pianista a su piano con un dólar envuelto para que la toque. ¡Todo un espectáculo! Yo intentaba retar a los pianistas poniendo canciones muy antiguas o poco sonadas, ¡se las sabían todas!

Y si lo que os molan son esas fotos panorámicas desde un punto bien alto, os recomiendo que vayáis al rooftop Altitude Sky Lounge de Gaslamp. Es un bar caro (carísimo), pero vale la pena dedicar un ratito de vuestro viaje a contemplar estas vistas con un gintonic y dejarlas grabadas en vuestra retina.

La Jolla Cove huele a mar

Aquellos que buscáis entrar en contacto directo con naturaleza, aunque el destino sea más de playeo que otra cosa, tenéis que ir a la Jolla. ¡Una excursión de un día que no vais a olvidar nunca! Se puede llegar en autobús desde Downtown, pero yo os recomiendo que cojáis un barco en Broadway Pier y aprovechéis para ver el puerto de San Diego y sus casitas de madera en medio del agua.

¿Por qué huele a mar la Jolla? Por sus sealions que son típicos en California. Los podréis ver en el puerto de San Francisco, también en las plataformas de madera. Pero ATENCIÓN, en la Jolla Cove están en la misma playa bañándose en las mismas aguas en las que tú estás metido o durmiendo en las rocas, en un ambiente totalmente natural y libre. ¡Os dejo una fotito que hice para que os hagáis una idea de las distancias!

Además, las aguas de la Jolla son cristalinas. La gente está muy concienciada con la necesidad de mantener nuestros mares sanos y limpios. ¡Lo vais a notar! Y allí encontraréis la Sunny Jim’s Sea Cave, que es una cueva marina bien bonita para echarse una fotillo y llevaros un recuerdo bonito.

Otros sitios que no os dejarán indiferentes

No puedo hablaros de todos los rincones increíbles que tiene San Diego porque no acabaríamos nunca. ¡Fue bastante tiempo el que pasé allí y pude descubrir bastante de ella! Pero, os hago una pequeña mención de otros lugares que os van a encantar y que no podéis dejar de visitar.

  • –  Daros un bañito en las aguas fresquitas (congeladas para mí que soy mediterránea) en Pacific Beach y en Mission Bay.
  • – Coger el autobús y plantaros en Coronado Beach para la mañana en la playa y la tarde recorriendo sus calles de cuento. ¡Os va a encantar!
  • – Ir a Old Town un martes y apuntaros a los “Taco Tuesday”. A disfrutar de sus espectáculos mexicanos y de su comida. ¡No podéis darles a vuestras papilas gustativas el disgusto de marcharos de San Diego sin probar unos buenos tacos al estilo más wey!
  • – Hacer una excursión a Encinitas y a Solana Beach. Si no os gustan las playas abarrotadas de gente (que sería lo más normal del mundo), estos pueblecitos costeros os encantarán.
  • – Pasar una tarde en el Hotel Hilton de Gaslamp y ver el atardecer en un jacuzzi, con vistas al mar y con un mojito en la mano. ¿A quién no le apetece un chapuzón de esta manera?
  • – Ver el barrio más hipster de San Diego, Hillcrest, y disfrutar del arte callejero y de sus murales. ¡Son increíbles!
  • – Sumaros a una tarde yoggie en Balboa Park y pasear por él en bici hasta que se os haga de noche.
  • – Escaparos una tarde a Tijuana. Tenéis otro país a tan solo 40 minutos en trolley. Y si sois fiesteros, os va a encantar. Con $20, pasaréis un día increíble.
  • – Visitar Point Loma y quedarte atontado con las vistas que ofrece este mirador. ¡De día o de noche, es precioso!
  • – Dar un paseo por Little Italy y comeros un buen plato de pasta, acompañado de una sangría fresquita. Es un barrio lleno de color, música y mil opciones para tomar algo.
  • Alquilar un coche y cruzar Mexicali, Calexico y todas las combinaciones posibles entre California y México hasta llegar a Salvation Mountain. ¡Una excursión a todo color!

¡Para más info podéis seguirme en @elmundoaloloco o @iriasalcedo en Instagram! Aunque si lo que te gusta es empaparte y que te den sugerencias y datos, os recomiendo la primera. En la segunda todo es postureo! (guiño, guiño)

¡Gracias por leerme!