7 Destinos para ir en invierno

Comparte con tus amigos mochileros...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Destinos para ir en invierno

En un mito absurdo considerar que el invierno es una estación para quedarse en casa, melancólico y deprimido, mientras se ve cómo la vida parece congelarse tras la ventana; y es que viajar en invierno tiene muchas ventajas. Además de poder conseguir los mejores precios del año por ser temporada baja en casi todos los destinos, es posible disfrutar sin aglomeraciones las distintas caras que ofrecen los destinos a ofrecida durante el resto del año.

Sería mentir, negar la idea  muchos viajeros prefieren durante estos meses huir de las bajas temperaturas, buscando destinos cálidos, pero si hay de esos que disfrutan de lugares que adquieren esa especie de magia invernal.

Para los que se encuentran en el último grupo, es momento de empacar un buen abrigo en la maleta junto a gorros, guantes, bufandas, orejeras y demás, para preparase y viajar a estos  maravillosos siete destinos invernales:

1.      Praga, República Checa

Praga es un vivo ejemplo de la teoría de que viajar a una ciudad romántica en invierno tiende a intensificar por lo general, las emociones que sientes en ella. Majestuosidad y hermosura son los atributos que emana la capital de la Republica Checa como pocas ciudades de Europa. Bajo los cimientos del conocido Puente de Carlos, las aguas grises del río Moldava recorren por debajo este puente antiguo que desde comienzos del siglo XV lleva uniendo la Ciudad Vieja y la Ciudad, aunque en realidad fueron esas aguas las que permitieron el florecimiento de la vida. Hermosos rincones de palacios y edificios iluminados para servir de faro y cobijo a los turistas.

2.      Laponia, Suecia

Los que desean fervientemente viajar a un lugar remoto en este invierno, Laponia es el sitio indicado debido a sus condiciones climatológicas muy frías. En esta zona del mundo la vida transcurre en plena armonía con la naturaleza. Viajar en trineo tirados por perros, pescar en agujeros hechos en el hielo, conocer a las valientes personas que habitan estas tierras, realiza un safari para encontrar los fuertes alces, y, si queda tiempo, acercarse a la zona finlandesa y visitar donde es que vive Papá Noel.

3.      Dublín, Irlanda

Basta con la calidez de los irlandeses para que el hielo más frio del mundo se derrita,  de ahí que es más que recomendado, visitar Dublín en invierno. Claro, que si ellos no lo consiguen, el calor de sus pubs sí que lo hará. Pese a que hablando en términos monumentales, la capital irlandesa no se considera como una de las ciudades más bellas de Europa, es innegable que está en la lista de las que más alma tiene. Decenas de nacionalidades distintas convergen por sus calles, algunos para ir a sus trabajos, otros para disfrutar de sus lugares especiales.

4.      Nueva York, Estados Unidos

¿Quién no se reconforta al ver una de esos films navideños que se ambientan en un Nueva York iluminado en su totalidad? y es que cuando el invierno llega, la ciudad parece vestirse de gala y la capa de blanca nieve sirviendo de espejo a la enorme cantidad de coloridas luces que alumbran sus calles dando la idea de que se multiplica.

El Bronx, Central Park, Little Italy, Queens, Chinatown, el puente de Brooklyn, las tiendas de la Quinta Avenida y el Empire State Building, son apenas algunos lugares en los que las personas parecen hormiguitas cubiertas con abrigos moviéndose sin descanso.

5.     Reykjavik, Islandia

Una real oda a viajar en invierno, esto es la capital islandesa. El que decides ir a Reykiavik en esa época del año es ese aventurero que le gusta lo extremo. A pesar de que no sucede casi nada en las pocas horas de luz que tiene cada día durante estos meses, esta pequeña ciudad de calles cuadriculadas cuenta con unos increíbles pubs que cada fin de semana se llenan de vida.

6.      Venecia, Italia

Italia es Italia, sin importar la época, pero viajar al norte de este país en invierno asegura un clima frío cargado de cierta melancolía. Para los que creen que Praga es el destino para los románticos, el único que puede superarlo es Venecia. Puentes, plazas, palacios y escondidos locales pequeños marcan los canales de la una de las ciudades con mayor fama en el mundo. Luego de caminar por lugares como la Plaza de San Marcos, el Palazzo Ducale o el puente Rialto, el turista encuentra su merecida recompensa ante el frio, tomándose un vino bajo la luz tenue de las velas en cualquiera de los múltiples e íntimos restaurantes y bares que guardan las estrechas calles venecianas.

7.      Berlín, Alemania      

En los últimos años, la capital alemana ha logrado convertirse en una de las ciudades más  cool, trendy y alternativa de Europa. Los copos de nieve resbalan en invierno por los cristales de la descomunal cúpula del Reichstag, localizada junto a la Puerta de Brandeburgo. Aguantando fuertemente el frio, los vendedores ambulantes de salchichas Brattwurst esperan cerca de Alexanderplatz. Los amantes de la historia tienen la posibilidad visitar el Museo de la Topografía del Terror, en el que se guarda la memoria del horror nazi, mientras que el silencio invernal se abate encima del Monumento al Holocausto.